Blogia
nomeacuerdo

7

7 Nunca me gustó bajar a la plaza a jugar. La que había, y hay, junto a mi casa, era inhóspita, llena de cagadas de perro y con unos niños que me caían mal, de manera sistemática. Me gustaba más la plaza de mi primo. La plaza más rara del mundo. Era grande, blanca, y tenía un extraño anfiteatro, que quería ser romano pero era sesentero, que nos encantaba. Hace años que dejé de ir a ella, y hace algunos menos, dejé de ver a mi primo. Ahora tampoco hay plaza, ni anfiteatro, y al descubrirlo, recordé aquella vez que unos niños mayores que yo me propusieron formar parte del equipo de Indurain a cambio de que les prestase mi bici un rato. Les dije que no, y ahora podría ser Amstrong en lugar de Amstrong.


El Tour es mío
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Efrén -

Me sorprende saber que existía algún humano que le gustaba aquel anfiteatro y aquella plaza. Siempre pensé que la había diseñado algún alienígena para sus futuros aterrizajes...

Pedro -

Si esa plaza es la que yo me sé, es cierto que era la plaza más rara del mundo. Nunca sabías por dónde cruzar, y había gente también rara, como un tal Gonzalo y su primo, que daban un poco de miedo (y aquí pondría puntos suspensivos, pero por respeto a nomeacuerdo no los pongo).

Dogbert Jr. -

Grande, Lance. No nos mientas. No podés correr ni un rumor.

Gracias por el llamado.

Mañolico -

En realidad, nos rebelábamos con "b". En aquellos tiempos no teníamos cámaras digitales como los niños de ahora y las "Polaroid" eran muy caras.

Perdón por el despiste: están muy juntas la "b" y la "v"

mañolico -

El concepto de "niños mayores" es fundamental: ahora, de adultos, no nos damos cuenta pero yo recuerdo que de niño, los de un año más me parecían gigantescos. Por eso lo de "niños mayores" me recuerda a cuando nos echaban de las canastas o las porterías y se ponían ellos a jugar por una razón tan sencilla como que "eran mayores"

Y si encima te revelabas, te arriesgabas a recibir un buen pelotazo porque, claro, en los partidos de "los mayores" los "trallazos" (o "cañazos") estaban consentidos.

Benerifle -

Lindo lo de la plaza y el ciclismo y lo de tu primo... pero estoy dolido porque el autor de este blog tuvo la intención de tirar a la basura una obra maestra... es increible lo que es la globalización: hasta el meo se puede enviar a través de internet y sentir el olor como si estuviese en vivo y en directo.

nomeacuerdo -

Sólo los de mi plaza. Si los hubieses conocido, lo entenderías.

magnólico -

De pequeño te caían mal los niños y ahora te bañas en piscinas llenas de niños. Me han dicho que Neverland está en venta...

Mousiké -

Tanto pedaleo, tanto pedaleo, tanto pedaleo y siempre me quedo al final del pelotón. Un grupo de arrastrados; los marginados de los blogs modernos.
Piedad, no vayáis tan tápido, por favor.



SebastianDell -

Te añadiría a mis favoritos, pero es que nunca me acuerdo...

Muy bonito el comentario, pero nada interesante que decir sobre él. Es como esos libros que los acabas y piensas "coño, que bueno", pero no dices nada. Pues así. Aproximadamente.

Pobre loco -

Dos cosas. Está claro que lo tuyo no es el ciclismo sino el fútbol. Y me alegra que en un país del primer mundo haya cagadas de perro en la calle.

Pistacho -

Vaya Iznoug estás hecho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres