Blogia
nomeacuerdo

Detonador industrial

Detonador industrial

He esperado que pasase la marea informativa sobre el misterioso caso de la gallega con detonador en la maleta para exponer públicamente mis sospechas, acordes a mi espíritu conspirador y amante de las imposturas. Lo que hemos vivido, informativamente, con esta joven, ha sido una clara muestra de ceguera, o cobardía, por parte de los medios tradicionales. Para subsanar sus errores estamos la vanguardia.

La pregunta más repetida estos días ha sido una como esta: ¿quién pudo poner un detonador y unas balas en la maleta de una joven peluquera inocente? Y rápidamente, todos miraban hacia afuera, con esa costumbre tan nuestra de echar balones fuera. Así, los sospechosos eran, no necesariamente por este orden: los botones del hotel, los maleteros del aeropuerto, el conductor del taxi, el vecino de habitación, que caminaba siempre mirando hacia atrás y tenía un sospechoso bulto en el sobaco. Muy bien, todos conocemos lo aficionados que son en los hoteles de todo el mundo a instalarte detonadores en las maletas. Sin embargo, hay dos personas de las que nadie ha sospechado en ningún momento: de la peluquera y de su marido. Dejando de lado que la chica tiene cara de culpable (problemas de la genética, supongo), mi teoría personal, y la que más puntos gana conforme lo pienso, es que el culpable de todo es el marido.

Me explico. Ha permanecido siempre en la sombra, no se le ha visto llorar (algo a lo que todo el mundo que sale en la tele es muy dado siempre), no ha hecho declaraciones, y nadie sabe quién es, a qué se dedica o cómo pasa el tiempo libre. Y si lo saben, lo han silenciado. ¿Por qué creo que ha sido el marido? Fácil. Estamos ante el clásico caso de marido que se casa enamorado, pero despistado, y que en el breve espacio de tiempo de la luna de miel, se da cuenta de que no soporta a su mujer. O cómo dijo otro alguna vez, se da cuenta que no tienen conversación suficiente para el resto de su vida. ¿Solución tradicional, pero escandalosa familiarmente hablando? Divorcio inmediato conforme bajan del avión. ¿Solución imaginativa, acorde con estos tiempos conspiparanoicos y terroristas? Comprar un detonador en el rastro, unas balas al maletero del hotel (¿a quién si no?) e introducirlas en la maleta de la mujer. El resto lo hacen los medios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

v -

Pues sí, si me choco con choque me rechoco y gano, que ese corto es muy flojito. Eso sí, hay otro muy chulos, Forrest in the dessert por ejemplo. ¿Estás por los madriles? ¿Te pasarás por alcalá?

magnólico -

Yo creo que fue ella. Se imaginó un deslumbrante futuro yendo a todas las cadenas de tv a contar sus 3 horas en una cárcel mexicana, y creo que lo está consiguiendo

Dogbert Jr. -

¿Detonador gallego? No se, no se... se ve que en Europa tienen tiempo de preocuparse por esas cuestiones...

David Álvarez -

Yo creo que aquí nos estamos olvidando del ácido bórico sin ningún fundamento. Lo veis todo muy sencillo, pero...

Tirnagoescha -

Ya tengo la solución. Analizando las pruebas, el responsable de todo es un personaje del que nadie habla: Tonador. Porque lo que encontraron en la maleta es de Tonador, así que él tuvo que ser.

J. -

El marido era ella. Pero nadie quiso parecer darse cuenta. En cuanto al detonador, lo consiguió un primo lejano suyo, de Langullo (Ourense), en un todo a cien de Burlada que se llama "Casi todo a un euro y más".

Sintomático -

Me aterroriza "el vecino de habitación, que caminaba siempre mirando hacia atrás y tenía un sospechoso bulto en el sobaco". Tal y como lo describes parece un extraterrestre. Voto por él.

Peter -

Yo sospecharía más de la mujer. Él, una vez casados, quiere retenerla en Mexico y ella, ingeniosa, trama todo lo del detonador para salir en los medios tradicionales y poder volver a España. ¿Que dónde consiguió el detonador? Eso es misión de la policía científica.

Ander Nocuela -

Nahum, yo diría que es un caso de Tedax Queen (¿te dax cuén?).

No me creo nada de la teoría. G. quiere despistarnos por alguna causa. ¿Por qué fue B. a Guatemala, país que curiosamente limita con México? Empecemos a investigar por ahí, pedrojotas.

Nahum -

Así que este era tu tesoro, eh.

La próxima historia para tu guión: "El extraño caso del detonador gallego". Parece un título de Ellery Queen...

J. -

Se dice que el marido, en el momento de la detención de su recién estrenada esposa, llevaba en la mano un ejemplar de "El Guardián entre el centeno".

sub -

¡Culpable!

josu -

Brillante! Me sumo entusiasta a la teoría! Además han cerrado el caso sin hallar ninguna explicación...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres